Impulso de la Industria Maderera: Austria versus España

Impulso de la Industria Maderera: Austria versus España

Para comprender la diferencia entre la industria de la madera de Austria y la de España, tenemos que trasladarnos al final de la segunda guerra mundial. Al finalizar ésta, el estado austríaco tomó el control de las industrias básicas, como la madera, que habían quedado devastadas como consecuencia la guerra. El estado invirtió fuertemente en nuevas técnicas de producción y logro convertir las industrias madereras en un segmento floreciente de su economía.

Desde la década de 1960, la economía austriaca se ha caracterizado por un porcentaje de crecimiento muy alto. La participación dominante del Estado austriaco en las empresas dejó de estar justificada y en 1987 al generarse un gran movimiento de privatización. Con la reventa de acciones, el Estado quería lograr que el 49% de las acciones de estas empresas pertenecieran a particulares. El resultado de esta privatización se refleja en la actual estabilidad social y económico del país.

El Estado Español, por el contrario, promovió la industria cementera impulsando la producción y explotación de los distintos tipos de cemento frente a otros materiales de construcción.  De hecho, el estado aprobó por decreto en 1941 la utilización del hormigón armado en la construcción de pisos facilitando así su conversión en el material más empleado de la industria de la construcción española.

El resultado de la explotación forestal es bien diferente en ambos países. Así pues, en Austria, dispone de menor superficie forestal que España y su industria maderera está posicionada muy por delante de la española. La paradoja de la producción maderera inversamente proporcional a la superficie boscosa, también se da internamente al analizar la producción nacional española por especies. Así, curiosamente, las especies frondosas ocupan mayor superficie que las coníferas siendo la explotación industrial de estas últimas muy superior a las primeras.

Para que el sector de la madera en España, se convierta en un motor de desarrollo económico – como lo es en Austria – es necesario el entendimiento entre los agentes productores de madera y corcho, las instituciones y los consumidores. En ambos países, algunos grupos ecologistas relacionan de forma generalizada la producción maderera con la deforestación y para estos, resulta más fácil culpar a las industrias madereras que educar al consumidor para que exija el uso de madera certificada e incentive la confianza en la gestión sostenible de los bosques y montes forestales que realizan los silvicultores.

En el estado español, las industrias de la madera y el corcho, además de competir con el cemento en la construcción,  también compiten en la explotación de sus recursos naturales con la industria papelera. Frecuentemente, los medios de comunicación han acusado a las industrias papeleras de mala praxis por promover incendios forestales que favorecen la replantación de especies no autóctonas alterando los ecosistemas.

La industria maderera es una importante fuente de ocupación en Austria y podría ser más importante en España si institucionalmente se impulsara el sector maderero. En ambos países las tasas de paro son muy bajas o inexistentes. Incentivar la producción de madera permitiría incidir sobre la huella ecológica reduciendo las exportaciones para fomentar el consumo de madera de proximidad.

Al igual que en Austria, nos podríamos convertir en un proveedor de mercados internacionales que requieren materias primas sostenibles variadas que respondan a distintas necesidades. Actualmente, las empresas del sector de la madera austriaco conocen bien estos mercados, así como las demandas de los importadores en todo el mundo. La madera austriaca es utilizada en proyectos de prestigio. Los nuevos conocimientos obtenidos a través de diversas investigaciones amplían los campos de aplicación y consolidan la competitividad.  En vista de la creciente preocupación por el medio ambiente, las consideraciones climáticas y su disponibilidad sostenible, la madera solo ganará importancia a largo plazo.

Esquís y cabaña de madera

Estación de esquí, cabañas de madera

 

Em ambos países, las industrias del sector incluyen:
aserraderos,
– el sector de la construcción,
– la industria mueble,
– la industria de materiales de madera y
– la industria del esquí.

 

 

Este post ha sido creado sin finalidad lucrativa y su imagen destacada utiliza licencia Creative Commons a la que podéis acceder desde aquí, Freepick

<a href=’https://www.freepik.es/fotos/naturaleza’>Foto de Naturaleza creado por freepic.diller – www.freepik.es</a>

 

<a href=’https://www.freepik.es/vectores/invierno’>Vector de Invierno creado por freepik – www.freepik.es</a>